Quedarse de una pieza

 

Quedarse de una pieza: asustarse, asombrarse, quedarse perplejo(a).

 

Ejemplo de uso:

«Mi abuela se quedó de una pieza. En su rostro se dibujó una expresión de asombro, y conforme leía su cara cada vez más demudada, con un rictus de indignación». (Elías Valdés, La obsesión de Pilarcita, Pág. 252).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>