Matalascallando

Matalascallando o mátalas-callando: dícese de la persona que aparenta timidez, apocamiento, falta de valor, arrojo pero, llegada la oportunidad, es capaz de cualquier acto, quien habla poco pero actúa.

 

Ejemplos de uso:

«Lo cierto es que matalascallando, Iturbe procreó una prole con la amante de gabacha blanca». (Epaminondas Quintana, Chipiacul, 67). «Serán rogadas, cuadradas, disimuladas, retrecheras, matalascallando y chingüengüenchonas, pero cuando por fin se entregan son más dulces que un jocote de corona». (La rial academia, Revista Domingo en Prensa Libre, No. 561, 24-11-1991). «Habla poco, con voz suave de mátalas-callando, pero dice las cosas que a toda mujer le gusta oír». (Marco Augusto Quiroa, Semana Menor, 229). «Aunque bastante “mátalas callando” y con la estrategia de “tirar la piedra y esconder la mano”, un chapín de la Parroquia o de la Recolección (y en los últimos tiempos, de la Reforma o la Cañada, sea el guardián o sea el señor) nunca se queda sin voltear a ver un par de llamativos y carnosos hemisferios de fermosa fémina, mirando hacia arriba, si van en el frente, o hacia abajo, si colocados están en la retaguardia».(Mario Alberto Carrera, Costumbres de Guatemala, 93).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>